Cada vez son más las instituciones educativas que están apostando por el formato blended learning para el aprendizaje de idiomas, ya que sus resultados son claramente positivos. Las clases presenciales tradicionales no consiguen enganchar a los estudiantes y en muchas ocasiones mientras el profesor expone su clase los alumnos se distraen o están pensando en otras cosas, ya que en este modelo el estudiante es un sujeto pasivo.

Por el contrario la formación mixta o combinada, así como los grupos más reducidos guiados obtienen mejores resultados, la compresión de las clases es mucho más profunda, los estudiantes son mucho más participativos y el uso de la tecnología enriquece la educación en todos los sentidos.

blended learning educacion

El aprendizaje de los alumnos fuera del aula a través de las nuevas tecnologías les permite adquirir habilidades que durante una clase tradicional sería muy difícil, aprenden a su ritmo y de forma individualizada interactuando con el contenido del curso practicando el idioma desde el minuto 1. Así el profesor saca mayor partido y rendimiento a las clases presenciales dónde los alumnos son mucho más participativos al ir más preparados y con las nociones claras.

Gracias a la tecnología de evaluación y seguimiento que este modelo facilita, el profesor conoce en profundidad y con detalle la evolución y progreso de sus alumnos o grupos de alumnos pudiendo así orientar sus clases a aquellos contenidos o conceptos que realmente les cuestan más o son más deficientes.

La enseñanza mixta o combinada, es decir, el blended learning permite a los centros educativos asignar los recursos de forma más eficiente y rentable, ya que un profesor en el mismo tiempo puede impartir el doble de clases obteniendo así una mayor rentabilidad. Se puede llegar a un mayor número de alumnos, aumentar los grupos sin aumentar los costes, ya que estos invierten un menor porcentaje que la clase tradicional y se apoyan en los recursos digitales fuera del aula.

En el modelo blended learning los estudiantes trabajan en el aula sobre todo en grupo y el maestro propone muchas más actividades durante la clase, que de forma tradicional no podría ya que tendría que primero explicar las lecciones. Fomenta el aprendizaje colaborativo y social donde los alumnos se sienten mucho más motivados, activos y partícipes en el aula.

Los estudiantes son también mucho más responsables de su aprendizaje, ya que ellos mismos son los que tienen que conducirlo de la mejor forma posible con su profesor como guía o coach. Por ello deben estar más comprometidos e implicados en su propio aprendizaje.

Sin duda el aprendizaje mixto o combinado aporta numerosas ventajas para el sector educativo a todos los niveles, de éxito y de productividad de los centros. Los alumnos El blended learning ya no es el futuro, es el presente de la educación y es un modelo perfecto para el aprendizaje de idiomas.

También le puede interesar:

[cta id=”9122″ align=”none”]