Elegir un laboratorio de idiomas o aula en red es la mejor solución formativa en idiomas que una institución educativa puede elegir para que sus alumnos aprendan inglés, español, francés, alemán, o incluso varios idiomas a la vez. El laboratorio de idiomas es una herramienta muy útil que facilita la interactividad dentro del aula aprovechando los recursos informáticos del centro educativo para una completa inmersión lingüística del alumnos.  Aportan una experiencia de aprendizaje única, muy diferente al sistema tradicional de enseñanza-aprendizaje de un idioma, ofreciendo muchas más funciones y posibilidades.

ventajas de usar un laboratorio de idiomas

Usar un laboratorio de idiomas tiene muchos beneficios

El laboratorio de idiomas es un elemento cada vez mejor valorado en colegios y universidades de cara a ofrecer a sus alumnos un aprendizaje de uno o varios idiomas de forma exitosa. Las nuevas tecnologías, están cada vez más presentes en las aulas de las instituciones educativas ya que facilitan al profesor crear un entorno de aprendizaje más atractivo e interactivo para el estudiante, pudiendo ofrecer a sus alumnos más horas de práctica del idioma ahorrando tiempo y esfuerzo en la preparación de las clases.

#1 El laboratorio de idiomas es muy práctico

Aprender un nuevo idioma estudiando sólo la teoría no ayuda al alumno, para aprenderlo hay que practicarlo como complemento a los conocimiento teóricos. El laboratorio de idiomas permite practicar de forma entretenida e interactiva las 4 principales habilidades lingüísticas: escuchar, hablar, leer y escribir. Los estudiantes aprenden más y mejor a través de un laboratorio de idiomas, aprovechando mucho más el tiempo de clase alcanzando tres objetivos principales:

  • Autoaprendizaje: El alumno avanza de forma estructurada y progresiva hasta alcanzar los objetivos formativos establecidos por el centro educativo.
  • Complementariedad: Permite profundizar o ampliar los contenidos tratados en clase y ponerlos en práctica a través de actividades participativas.
  • Seguimiento personalizado: Los profesores conocen el avance de cada alumno de forma personalizada y se adaptan así a cada ritmo de aprendizaje.

#2 El alumno aprende mucho más rápido en el laboratorio de idiomas

La práctica lleva al éxito del aprendizaje del idioma. Los cursos interactivos del laboratorio de idiomas hacen que los estudiantes aprendan mucho más rápido. La metodología de el aula en red de idiomas utiliza un modelo de aprendizaje natural y progresivo, donde el alumno aprende los diferentes conceptos del idioma de forma intuitiva. El laboratorio de idiomas impulsa la motivación de los alumnos logrando mejores resultados de retención y progreso.

#3 El profesor adquiere un papel más relevante en el laboratorio de idiomas

En ocasiones hemos oido que el papel del profesor en el aula con el avance de las nuevas tecnologías se ve mermado, pero esto no es cierto sino todo lo contrario. Gracias al laboratorio de idiomas el profesor está mucho más preparado para impartir una clase de idiomas y sus alumnos mucho más motivados. El profesor deja atrás dar una clase como si de un monologo se tratase haciendo a sus alumnos mucho más participativos en el aula. Los softwares de control del laboratorio de idiomas además facilitan el trabajo al profesor pudiendo preparar sus clases en menor tiempo, con un mayor volumen de recursos interactivos, y llevando el seguimiento y la evaluación de sus alumnos de forma automática.

#4 Permite utilizar muchos más recursos y realizar actividades más variadas en el aula

Los laboratorios de idiomas permiten que los estudiantes puedan practicar el idioma con una variedad mucho más amplia de actividades y ejercicios. El aprendizaje se produce de manera estructurada, en un contexto real, de una manera visual y atractiva que sumerge al usuario en el aprendizaje y el uso del idioma, interactuando y participando en los diálogos. El alumno ve vídeos, practica su pronunciación a través de un reconocedor de voz, aprende nuevo vocabulario, etc…

#5 Permite atender a la diversidad del aula

Los laboratorios de idiomas facilitan al profesor la atención a alumnos, sobre todo en el caso de los colegios, con niveles distintos, ya que los cursos de idiomas interactivos del laboratorio de idiomas se adaptan a las necesidades individuales de los estudiantes. Por otro lado gracias al seguimiento y evaluación en tiempo real el profesor sabe en todo momento qué objetivos del curso suponen mayores dificultades para el alumno y así poder reforzar con el grupo o de forma individualizada sus puntos débiles.

#6 Fomenta la comunicación en el aula

El aula en red de idiomas fomenta también la comunicación entre alumnos y entre alumno/profesor, fundamental para trabajar la expresión y comprensión oral del idioma. El laboratorio de idiomas incorpora herramientas para la creación de grupos, conversaciones a través del chat, mensajes en el tablón, acceso a la comunidad con alumnos que también están estudiando el mismo idioma, etc…

#7 Es una herramienta intuitiva tanto para el alumno como para el profesor

El laboratorio de idiomas no precisa habilidades técnicas profesionales para usarse en el aula, el profesor tan sólo tendrá que tener unas nociones básicas de informática, y los alumnos se moverán como peces en el agua ya que han nacido de la mano de la tecnología, se sentirán más cómodos que nunca en el laboratorio de idiomas.

#8 El laboratorio de idiomas optimiza los recursos informáticos del centro educativo

Tanto las universidades como los colegios disponen de aulas con ordenadores y puestos en los que sus alumnos hacen sus trabajos o estudian otros programas informáticos de diseño, de administración o el mismo paquete de office. Por lo que la institución educativa no tiene que hacer una elevada inversión en recursos TIC con el laboratorio de idiomas sino que sacará máximo partido a los recursos que ya tiene. Sólo hará falta la instalación de la licencia en el ordenador central del aula, añadirles auriculares y micrófonos.

En definitiva el laboratorio de idiomas es una herramienta muy completa y económica para las instituciones educativas, para rentabilizar su formación en idiomas por un lado y para ofrecer a sus estudiantes un aprendizaje efectivo de idiomas a través de lo último en tecnología y contenidos educativos. La solución perfecta para diseñar un currículum académico acorde a los objetivos de un centro de formación con vocación internacional que busque la máxima calidad en la docencia y apueste por una enseñanza adaptada a los retos del siglo XXI.

También le puede interesar: