Son muchos los centros educativos que están afrontando una transformación digital a marchas forzadas dada la situación global en la que nos encontramos en plena crisis del coronavirus. En estos momentos es muy importante establecer rápidamente mecanismos para dar continuidad a las formaciones: ofrecer contenidos online para que los alumnos puedan estudiar por su cuenta en casa o convertir las clases presenciales en online a través de videoconferencia. Sin embargo, sería un error contemplar estas soluciones como temporales y no afrontarlas como un profundo cambio en el sector de la educación.

Coronavirus y educación: ¿preparado para los cambios a los que obliga?

A diferencia de otros mercados donde el proceso de transformación digital está siendo mucho más rápido, la educación está siguiendo un ritmo más lento. Ya hablamos de ello en nuestro Libro Blanco sobre Academias de idiomas y el uso de la tecnología, el que señalábamos que el calado de las plataformas online tiene una progresión lenta en comparación con otras industrias, a pesar de que una gran parte de los estudiantes ya son nativos digitales.

(…) La evolución se estima muy lenta, sobre todo en centros de formación, pues los cambios dentro del sector son complicados. Muchos centros, conscientes de las necesidades, suelen reaccionar tarde y, otros, por falta de experiencia utilizan distintas opciones no 100% robustas, que les hacen con el tiempo perder credibilidad ante sus alumnos. Frecuentemente, estos alumnos son mucho más exigentes y conocedores del medio, al ser nativos digitales.

En el prólogo de “Libro Blanco: Los centros de idiomas y las nuevas tecnologías para impartir clases online” por Sandra Domínguez y Carmen D. Rosell (CAE). Descargue el documento completo.

 

Un futuro que el coronavirus ha adelantado

Una pandemia mundial como el coronavirus (COVID-19) está acelerando la implantación del e-learning y la educación online. Hasta ahora muchos centros de idiomas y academias coincidían en la importancia de estas modalidades, como señala el último estudio de Verxact, en el que participaron más de un centenar de academias de 20 países diferentes. Sin embargo, es ahora cuando la necesidad está activando estas necesidades.

Una de las primeras medidas para hacer frente al coronavirus fue el cierre de colegios y universidades. Este sector fue el primero en verse afectado por la crisis, por eso no es de extrañar que desde los poderes del estado se haya señalado la importancia del aprendizaje online.

El presidente de España (Pedro Sánchez), una de las naciones más afectadas por la pandemia(1), expuso en su intervención ante un congreso vacío, dado el estado de alarma, que el país debía esmerarse en “la implantación al máximo de la educación a distancia utilizando la virtualidad de la tecnología” puesto que “es el futuro de la educación”. El partido de la oposición, en esta misma jornada, hizo también mención al mismo tema afirmando que “la forma de enseñar debe cambiar hacia una digitalización total”.

No son los únicos hablando del cambio. Tras el cierre de instituciones educativas y fronteras de Canadá anunciado por su presidente Justin Trudeau, muchos centros han permanecido abiertos para poder asegurar una transición al online para el resto del semestre, y es que Canadá es el tercer país que más estudiantes extranjeros recibe en el mundo (642.000).

También en Francia, donde las prohibiciones anunciadas por Emmanuel Macron han hecho que se empiecen a hacer pruebas con plataformas e-learning para no paralizar la educación pública de colegios e institutos (K-12).

 

Tecnología para una educación a distancia efectiva de idiomas

Plataformas educativas

Las plataformas de enseñanza de los cursos de idiomas Dexway (LMS/LCMS) dotan a los centros de sus propios portales web desde donde sus estudiantes se conectan para acceder a los contenidos y las aulas virtuales.

 

Videoconferencia

Las aulas virtuales permiten impartir clases presenciales online con audio, vídeo y chat. Estas aulas, integradas en las plataformas educativas registran la asistencia a clase, las evaluaciones, notas… Ofrecen una alternativa para una enseñanza a distancia cercana y eficaz.

  • Pizarra virtual y repositorio de archivos.
  • Publicación de horarios fijos (reserva de clases online).
  • Salas abiertas con convocatoria por notificación (sin reserva).

 

Creación de contenidos

Las herramientas de autor facilitan la creación de contenidos propios para las clases de idiomas y los centros de formación. Esto permite aplicar su know-how y distinguirse de los métodos de la competencia con su experiencia y su capacidad, desmarcándose de los manuales estándar que utilizan todos los centros.

 

Tutor Center

Dexway Tutor Center es una novedosa herramienta de gestión de tutores que permite procesar los perfiles y horarios de su profesorado. Esto le permite combinar los horarios en diferentes centros, ofrecer horarios flexibles, contar con informes mucho más detallados.

  • Gestión de tutores: horarios, precios…
  • Horarios totalmente flexibles dentro de la disponibilidad horaria del profesorado con reserva online.

 

 

Cambios en los modelos educativos: aula invertida

La adopción de nuevas tecnologías virtuales educativas, no solo prepara a los centros de idiomas para una enseñanza a distancia efectiva, sino que hace posible la implantación de nuevos modelos de enseñanza. Es el caso del aula invertida, un modelo que triunfa en todo el mundo y que es especialmente interesante porque traslada al centro del aprendizaje al estudiante.

El aula invertida, como se adivina por su nombre, invierte la forma de dar clase: en primer lugar, el estudiante prepara la lección en casa y seguidamente se practica lo aprendido en clase. Esto da lugar a clases más amenas y productivas donde tiene gran importancia la resolución de dudas. En el caso concreto de la enseñanza de idiomas, permite que el tiempo en el aula (física o a través de videoconferencia) se utilice para poner en práctica lo aprendido.

El aula invertida puede impartirse en modalidad 100 % online, con aulas virtuales supliendo a las físicas, por lo que es un modelo perfecto para continuar con la enseñanza de idiomas en tiempos de crisis por epidemias o pandemias como el coronavirus, pero también para dar flexibilidad horaria y ayudar a la conciliación en un futuro.

 

La crisis sanitaria ha cogido al sistema educativo poco preparado, pero podemos dar la vuelta a esta situación fácilmente con las herramientas e-learning adecuadas.

 


(1) A día 20 de marzo.